El Caribe mexicano es un paraíso para bucear, una de las mecas a nivel mundial de este apasionante deporte. Uno de los lujos de este mar es bañarte en aguas abiertas con el tiburón toro, un encuentro más que apasionante.

He tenido la suerte de bucear con este solemne animal aquí en Riviera Maya, una experiencia colosal que no olvidaré en mi vida. Ese día no sabía que íbamos a bucear con el tiburón toro. Fuimos un grupo de amigos, la mayoría principiantes, a hacer un par de buceos. El instructor, también amigo del grupo, decidió llevarnos a Tortugas, un punto de buceo de 16 a 25 metros en un arrecife donde se suelen ver muchas tortugas, y según nos viera bucear, nos llevaba al tiburón toro. Así que 10 minutos antes me enteré que navegábamos hacia el toro.

Sin tiempo para pensar en la increíble idea de bucear con el tiburón toro, sí me pasó por la cabeza lo cerca que estábamos de la costa de Playa del Carmen, la cantidad de vida marítima que recorre y habita este mar Caribe. Y yo tenía la suerte de ir con amigos al encuentro de uno de los grandes moradores de estas aguas.

Después de descender entre 20 y 25 metros sobre un gran arenal donde se localiza esta colonia de tiburones toro, nos postramos de rodillas sobre el bancal esperando el momento de verlos. No tardaron mucho en llegar. El momento del encuentro y tener ese pedazo animal nadando enfrente de ti es colosal, adrenalítico es poco. Los nervios inicales al descender se transformaron extrañamente en una paz y emoción increíble con los toros a nuestro alrededor. El grupo de buceadores siempre con las rodillas hincadas, los instructores protegiendo de manera tranquila al grupo y los tiburones rodeándonos con su impenetrable mirada.

Estos tiburones toros suelen ser hembras en período de gestación, por lo que pasan la temporada de noviembre hasta marzo en el Caribe, cuando la temperatura está más fría. La curiosidad los lleva hasta los buzos, al final somos unos desconocidos entrando en su habitat, nos vienen a ver.

Muchos buzos vienen a probar las delicias de bucear en la costa mexicana. Sin duda el buceo con el tiburón toro en aguas abiertas es de los caramelos más apetitosos, un lujo para recordar siempre. No se me olvidará la imagen de los tiburones en el fondo del arenal dando vueltas mientras nosotros descompensábamos. salí llorando de la emoción.

tiburon toro
  • Facebook
  • LinkedIn
  • Twitter
  • Pinterest
  • Google+
  • Gmail

Hay agencias de buceo, a mi manera de entender erróneamente, que están alimentando a estos animales para que se acercan más al turista buceador y obtener sensaciones y fotos mejores. La avaricia humana ante la vida no tiene fin, y no nos percatamos de lo que podemos modificar el entorno. Entendidos en fauna marítima apuntan que es una mala idea la ecuación que aprende el tiburón toro asociando comida al ser humano, mala cosa. Lo de alimentar a animales salvajes no es una fórmula compartida por todos, les puedes modificar sus hábitos de manera peligrosa. Si vas a hacer este buceo, pregunta en tu centro si alimentan al toro. Si eres de este pensar, la mejor manera es no participar de este tipo de actividades.

Tuve la suerte de bucear el tiburón toro con Vicente Fito de Playa Diving Center, os los recomiendo totalmente, con ellos pura delicatessen.

Buen buceo,

tiburon toro
  • Facebook
  • LinkedIn
  • Twitter
  • Pinterest
  • Google+
  • Gmail

 

Related Post
error: Content is protected !!

Pin It on Pinterest

Share This