Dentro de lo que fue el vasto territorio maya hay cientos de vestigios que quedan fuera del conocimiento del viajero, lugares que no venden las agencias ni salen en los mapas convencionales. El Naranjal es uno de ellos, para sorprenderte en tu camino.


El Naranjal
, al igual que otros tantos vestigios mayas, después de ser investigados por las autoridades pertinentes, regresan a su anonimato entre las selvas altas, bajas y medias del territorio maya. Una vez los profesionales investigan, recaudan las piezas de interés y generan información para los estudios, si no les ven un provecho económico, los abandonan de nuevo y quedan bajo la tutela y conocimiento de la comunidad local.

Suelen tratarse de ruinas menores de escaso interés turístico. Algunos de fácil acceso, como es el caso de El Naranjal, permiten que algunos locales que suelen haber cooperado con el equipo de arqueólogos que investigó el área, te hagan de guías en el recinto. En El Naranjal se han organizado y los locales tienen su web donde promueven sus actividades. Podrás visitar el pequeño museo de la comunidad, lo muestran con orgullo hacia su cultura y los mayas antiguos.

El Naranjal fue un centro ceremonial del Período Clásico (250-900 d.C.), usado y reusado hasta nuestros días. A partir del conocido como colapso maya, a partir del 700 d.C. el mundo maya entró en una gran crisis, muchas de las grandes ciudades caen y se abandonan en efecto dominó. Esta ciudad ligada económicamente a Cobá, sufrió la crisis de ese tiempo.

Las consecuentes migraciones que genera esta crisis global son hacia el norte de las tierras mayas, lo que ahora es territorio mexicano, la Península de Yucatán. En esta zona, durante el Período Postclásico (900-1500 d.C.), fue donde la civilización maya sostuvo su fuerza hasta su desintegración en el s.XVI. En el actual estado de Quintana Roo se encuentra el Naranjal, en las tierras altas mayas.

  • Facebook
  • LinkedIn
  • Twitter
  • Pinterest
  • Google+
  • Gmail

Mapa de las tierras mayas y donde se establecieron por períodos. Fuente

Las evidencias halladas en el vestigio hacen decir a los expertos, que su formación es del período Clásico, y en el Postclásico Tardío reusaron de nuevo el lugar como centro ceremonial y de veneración de ancestros. Las pruebas no permiten afirmar si fue reacondicionada sólo como centro ceremonial, usando antiguas tumbas y altares, o también como residencial. Hoy en día los mayas siguen frecuentando estas ruinas y los cenotes cercanos para sus ceremonias y ritos.


El Naranjal tiene cerca uno de estos mágicos cenotes, donde hacen ceremonias, es el Actun Tzuub. Seguro queda mucho por descubrir bajo estas aguas cristalinas bañadas por ceremonias y custodiadas por aluxes.

Estas ruinas abandonadas (las que no tienen una caseta de cobro, para entendernos) son un sustento para los locales. Hasta las más alejados de los núcleos urbanos, al ser difíciles de encontrar, te deben acompañar guías locales. Si eres de los que les gusta asomar la cabeza un poco más allá, encontrarás cientos de ruinas mayas para hacerlo. En algunas te sorprenderás con detalles exquisitos como jeroglíficos que permanecen peleando con el tiempo su erosión, con paredes que emergen en la selva, con estelas devoradas por el musgo o ruinas mayas en propiedades privadas…. para los de espíritu más aventurero es toda una hazaña maya este tipo de ruinas.

Sin duda nos ayudan a conocer y entender el puzzle de la civilización maya, los entramados, conexiones y relaciones entre ciudades. Desde El Naranjal uno de los sacbé, camino en maya yucateco, te conduce a Cobá. Andar por estas antiguas calzadas es algo que lamentablemente no está acondicionado para el senderismo, aquí en El Naranjal tienes un buen trecho para recorrer.

Buen camino,

FICHA PRÁCTICA:

  • Ubicación: El Naranjal se ubica en un desvío de Ignacio Zaragoza (km.80), entre Valladolid y Cancún por la libre (carretera de no pago). A unos 10 kilómetros está el poblado de San Francisco, y tres kilómetros adelante, El Naranjal (población de 100 habitantes).
  • Horario: abierto de 8 a 17 horas diario. Lo regenta la comunidad local, quienes se ofrecen de guías en el recinto.
  • Costo entrada: no hay pago oficial, pero la propina a los guías que te acompañan es obligatoria. Puedes dar unos 30 MXN por persona.
  • No hay servicios en la entrada. Sí hay servicios rústicos en el cenote. Está proyectada la construcción de un restaurante para los visitantes.
  • ¿Cómo llegar en transporte público? Desde Cancún, Puerto Morelos o Valladolid sale transporte colectivo hasta Ignacio Zaragoza. Desde aquí hay varios tipos de transporte hasta El Naranjal: taxi, tricitaxi, colectivo…
  • Hospedaje: encuentras hospedaje básico en Ignacio Zaragoza y las poblaciones cercanas más turísticas como Valladolid, Puerto Morelos, Holbox o Cobá.
  • ¿Qué llevar? Ropa clara y ligera, sombrero, repelente de insectos, protector solar, zapatos cerrados mejor y algo de agua.
  • Recomendación: para evitar contaminar la delicada agua de los cenotes no uses cremas corporales, ni protectores, ni repelentes antes de entrar en ellos.
  • El Naranjal en el mapa de la Península de YucatánAbrir aquí
  • El Naranjal en el mapa de las antiguas ciudades de la civilización mayaAbrir aquí

 

Related Post
error: Content is protected !!
¿Buscas que tu viaje sea una experiencia única e inolvidable?¡ SÍ QUIERO !
+

Pin It on Pinterest

Share This